Miro las teclas de mi teclado

Miro las teclas de un teclado
Que no deja de pensar en los ratos
Que pasamos juntos.
Hago dibujos tan malos
Que son insultos
De los sueños
Que tuve contigo.
Que tuve conmigo
Vestido por tus brazos
Desnudando tu tacto
Entre acordes de piano
Que recuerdan
Que fuimos letra,
Que fuimos yedra
Trepando
por las cosquillas
que se quedaron
en cafés baratos.
Miro las letras tan aleatorias
Y hago memoria
Por si compongo
En una octava
Todas las cosas
Que no te he dicho.
Acaricio los huecos
Que hay entre ellas
Y pienso en los pliegues
De una piel
Por la que muero.
Recito lo escrito
Y me miro al espejo.
Actúo para el reflejo
Pensando en hacerlo
Un día contigo.
Te como los labios
Con los parpados
Cerrados.
Mientras nos sueño.
Dejo caer mis dedos
A ver que escriben,
Mientras gimen
Los llantos mudos
Hechos pedazos.
Toco el piano
De cuerdas
Enrolladas
En un cuello
Por el que no caminaron
Despacio, tus besos.
Miro el teclado
Y pienso,
En que no hay final feliz
Si tu nariz
Se aleja
Y en tu barbilla
No hay dentelladas.
Te Observo atento
Tan lento
Porque contigo
El tiempo
Es sólo un sorbo.
Te escribo
Y el sentimiento
Sube la cuesta de enero
Mientras se encharcan
Todos los besos
Que no te he dado.
Miro las teclas de mi teclado
Miro y veo en ellas
Todo,
Lo que he callado.

Compongo enreversados
Enigmas por si despintan
Esos labios
Que no he besado.
Miro tus ojos,
Y centro mi atención
En cada una de las veces
Que tus pestañas
Evitan verme.
Te hago reír porque
Tus dientes,
Son mi adicción.

Te dejo y en mi reloj
Deja de pasar el tiempo.

Te dejo y mis intentos
De vida a tu lado
Se vuelven fracaso.

Te escribo
Mirando un teclado.

Te dejo,
Quedo callado.

Me despido
Sin ese beso
con este aliento,
Descafeinado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario