LEER ES MALO PARA TU SALUD Y LA DE LOS QUE TE RODEAN

Podría haberme enamorado de su cuerpo pero me enamoré de su arte y ya no habia con qué hacerle frente.
Pues cuerpos hay tantos pero almas así, de las que llegan y lo congelan todo, mucho me temo que sólo una. La suya.
Podría haber estado quieto. Haberme resignado a leer una y otra vez aquellos versos escritos bajo seudónimo pero no podía dejar que la imaginación me enloqueciera. Y maldita la locura que me apresó.
Podría no haber encontrado ese PDF que me llevó a su clase. Pero allí estaba. Y quién era yo para negarle a Destino lo que había querido que hallara.
Podría haberme contenido en mis ganas y borrar esa mirada de mi recuerdo. Pero no basto con no hacerlo tuve que invitarla a recitar a mi lado. Maldita la rima.
Tuve que verla llorar y reír.
Tuve que dejarme abrazar.
Y ya no quedó marcha atrás posible.
Se gestó en mi lo que ahora me mata.
Pues ya no era solo un poema en un libreto cutre. Ahora es una razón para vivir como ninguna otra.
El todo.
Y todo por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario