Sobre el sexo

Dicen que la primera vez ha de ser algo especial, pero ¿Qué carajo es algo especial?
¿Cómo sabes que esa persona es la elegida entre tantas y tantas? ¿Acaso una prostituta no es especial, una persona elegida a catalogo para esa dichosa ocasión?
¿Qué coño entendemos por especial? Y sobre todo ¿Por qué?

¿Acaso elegimos el mejor lugar para echar a andar? ¿O los mejores labios para el primer beso?
¿Por qué el sexo es algo tan relevante? No será quizá que vivimos en una sociedad sexualizada. Me pregunto.

Desde antes de nacer ya nos etiquetan desde las sonoras ondas de un ecógrafo.
Si tenemos vagina, somos niñas. Si tenemos pene, somos niños. Si no, somos algo raro.
Nos visten de azul, o de rosa, no ponen pendientes o nos dan un balón.

Y aunque esto último se ve cada vez menos, el resto sigue siendo lo común.

Así que, si el sexo es algo tan común, tan marcado, tan directrizado, ¿por qué cojones iba a ser especial hacer uso de algo que ha marcado nuestras vidas sin ni siquiera ver la luz?

Y ¿por qué competimos por ver quién folla antes, y mejor? ¿Por quién la tiene más grande? ¿Quién la chupa? ¿O quién pollas la mete antes en el ano de la chica favorita del instituto?

Una sociedad de mierda.

Dato curioso.
Cualquier figura griega que podáis encontrar, encontrareis los genitales masculinos relevados de toda importancia, os burlareis, diréis que son pequeños, cuando, algunos ya soñaríais.
Para los griegos, la mente era lo importante, era la sociedad del conocimiento, del saber, el sexo era un puto pecado y el mejor dotado, un ser débil, un demonio. Un bárbaro.
En las mujeres pasa algo parecido, todas ellas con pechos generosos y grandes caderas, pensadas única y exclusivamente para cultivar crías humanas.
Sí, una sociedad pensada por y para hombres.
¿Pero, y ahora?
La mujer ideal es una idiota, con grandes labios, refinadas curvas y ni un gramo de más, ni de grasa corporal, si no es en glúteos o pechos.
Pensada única y exclusivamente para follar, pero sin hijos.

O sea, lo mismo pero peor. Porque lo que antes era un criterio biológico ahora es puta mierda de argumento incomprensible.

Es curioso, los estudios revelan que las mujeres por lo general no dan importancia al tamaño de pene de sus parejas. Pero, sin embargo, los hombres estamos acomplejados por ello.

Ningún modelo tiene un pene en exceso, y el porno siempre ha sido muy variado.

Entonces ¿De dónde penes viene eso?

Llevo toda mi vida argumentando una cuestión de comodidad. El “mejor que sobre que no que falte”, el, “es que para ciertas posturas lo necesito”, pero…
¿Acaso el kamasutra no se inventó en la India donde la gran mayoría de la población tiene un pene de tamaño medio? Por lo que no debería ser relevante, pero… Aun así, uno se lo plantea.
Y jode.
Y es curioso que en las relaciones homosexuales que uno conoce se acabe jugando con el juguete más grande.

Interesante cuanto menos. Cuanto más en este caso.

Entonces, volviendo a la primera cuestión.
¿Es el sexo algo especial? ¿O una puta frontera sin sentido, como todas?

Deberíamos dejar de darle importancia porque, no la tiene.

A lo largo de mi vida he conocido muchas niñas, muchas de ellas me han llamado la atención, y todas coinciden.

“La primera vez ha de ser algo especial”

Todas eran niñas castas y recatadas hasta ese “momento especial”
Y después empezaron a disfrutar de su cuerpo.

Parece que la primera vez no es más que un puto precinto.
Como si fuéramos putos juguetes esperando a que nos saquen de una caja.
Putos objetos de coleccionista que se quedan sin disfrutar del mundo hasta que alguien o algo decide mostrarles la diversión.

Porque lo divertido es el juego no el juguete.

Sociedad sexualizada. Me pregunto.

Si no fuera porque los humanos, como cualquier otro animal, no estuviéramos programados para despertar el instinto sexual con la pubertad. ¿Tendríamos descendencia?

No quiero entrar en otro tema, pero.
¿Está ligado el amor y el sexo?
Mi respuesta es no.

Pero. ¿Si aumenta el número de población homosexual, habrá sexo, pero no descendencia?
Los griegos lo tenían muy claro. Grandes pensadores.
“La mujer pare, el hombre disfruta”

En la sociedad actual con la progresión de la igualdad, con la varisexualidad creciendo y la ciencia inventando nuevos métodos de crear vida.

¿venceremos a los griegos?
¿Podremos separar el instinto sexual de la necesidad reproductiva?

¡Cuántas preguntas para un tema tan irrelevante! Tan tabú. Tan reprimido. Tan estudiado.


Al final una quiere ser feliz. Con sexo o sin él. Con hijos o sin ellos. Feliz.
Ese es el fin.

Sólo hay una laguna en esta historia. El himen si es un precinto. Que lleva marcando a la mujer desde hace mucho tiempo. Espero que la evolución, se encargue de cargárselo.
Porque nunca a romper algo, se le había llamado “especial”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario