CC - Sigues

Sigues teniendo
el detector de felicidad
en la mirada.
Le sigue a la carcajada muda
el reguero de silencio.
Y te llevas la mano al cabello
cuando no te queda distracción.
Sigues enamorando al pestañeo
y atrayendo al caminar,
sigues con el lagrimal dispuesto
a trabajar en vano. Por error.
Sigues con la inspiración
al borde de desbordar mi verso.
Sigues blindando mis sueños
y confirmando mis sentidos.
Pues siempre he amado
el tacto frío de unas manos
apoderándose de mi cuello
y no fue hasta Atocha
con tu amarga despedida
cuando supe que era el cielo.
Sigues siendo un par de versos
en desorden. Y desencanto.
Sigues dejando mancos
a mis márgenes
y al margen
a mi mismo.
Sigues y te sigo
queriendo,
con incompleta (in)discreción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario