Corazón gigante que late

Escucho música bajito
Mientras me quito
Estas ganas de versarte
Con un beso libre.
Mientras me pierdo
En el recuento de latidos
Que palpitan tu ausencia
Y recuerdo como era
Tu voz cuando recita
Poemas en los que no estoy.
Escribo con tu chat
En la multiventana
Por si te conectas
Y puedo enviarte las
Buenas noches que
No serán buenas
Hasta que no te duermas
Rozándome la piel.
Hasta que no entrelacemos piernas
Y se hielen nuestros pies.
Hasta que no seamos almohadas
Para el descansar del otro.
Escucho un piano
E imagino tus manos
Diminutas danzar por el teclado
En la búsqueda de anhelos
Para no echarte de menos.
Te verso, por no hacerlo.
Te sueño, por segundo.
Te quiero, a milímetros.
Te amo, como un niño.
Escucho música bajito
Mientras me acaricio
De extremo a extremo
Pensando que es tu piel
Y tus cosquillas, pensando
En la sumisa que sonríe
Entre mis dedos,
Entre estos deseos traviesos
De hacerte mía
Sobre cualquier estrofa
Donde puedan caer tus bragas
Sin hacer más ruido
Que el crujir de esa boca
Que me pide un muerdo
Sabiendo que me muero
Por arrancar ese sostén
Que no sostiene nada
Para mi suerte,
Por besar ese algodón
Que se humedece
Antes del contacto.
Quiero atarte a mi vida
Y practicar el delirio
Con la mirada fija en tus retinas
Hasta perder el equilibrio
Entre tus senos.
Voy a besarte el ombligo
Y cazar las mariposas con la lengua.
Voy a entregar mi tregua
A la guerra de tu belleza
Para alzar el arma
Y conquistar con calma
Todos tus orgasmos.
Escucho gemidos soñados
Mientras estás en línea.
La línea de fuego de mis palabros
Que viajan sin protección
Hasta adentrarse
En tu mente y corazón
Y pedir clemencia.
Perdón.
Permiso.
Y un futuro a tu lado.

Cielo, empiezo a deseARTE 
y esto me arde 
pues no puedo
traicionARTE 
de esta manera tan normal
después de conocerte 
y enamorarme
de nuevo
cada instante.

Cielo, eres tan perfecta 

que me duele tocARTE
y me mata no hacerlo
pues te quiero 
en cada eternidad 
donde adorARTE 
no me asegure el infierno.

Cielo, no quiero perderte

sino perdernos 
en versos 
con lengua o sin ella,
tú escribes.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario