Te quiero ❤

Miro al cielo azul
que es mi color favorito
buscando tu pelo rojo
entre las nubes
que no conforman tu rostro.
Imagino tu espalda
vestida de estrellas
tan lejana, y fría,
como esta hierba
que acaricia la mía.
Me hago cosquillas
en los brazos
para recordar esos abrazos
que nunca fueron piel con piel.
Me arranco el pellejo de los labios
para que me duela la boca
aunque no sea de tus mordiscos.
Para sentir que no está tan sola
y que tu carmín es la sangre
de mis tragos más largos.
Imagino tonterías que luego
escribo en el lugar
donde escribo demasiado
lejos de tu respirar.
Dejo que los insectos
recorran mis manos
como si fueran tus dedos
buscándome el alma.
Y ningún monstruo de ocho patas
puede compararse
al que eramos tú y yo
practicando tantra 
en las clases de yoga
fuera de horario escolar.
Me besas, me ahoga
el recuerdo que dejas
impregnado en mi cuerpo
con sabor a café frío.
Me aterra este delirio mío
de imaginarte en cualquier parte
donde quepa una poesía.
Miro al infinito
y me encuentro con tu ombligo
adicto a robarme el sueño.
La luna esta preciosa esta noche,
hace un frío que me quema,
busco la sábana de palabras
en el recuento de mis chats 
y ahí estás,
a un enter de distancia.
A una respuesta.
Una palabra.
A una pesadilla de ser verdad.
Miro al techo. Blanco.
Como la camisa de aquella foto
que tanto me enamora.
Miro a mi lado. Hueco.
Esperando el relleno de un cuerpo
que me vuelva tan loco
como esta espera que me devora.
Te quiero ❤

No hay comentarios:

Publicar un comentario