Me enamoro

Me enamoro de pechos
tan pequeños
que guardan corazones
tan grandes
que ni les cabe.
Me enamoro de la sonrisa
que hace sonreír mi cuero
sin que se note el deseo
de acabar la felicidad
entre sus silencios.
Me enamoro de las noches
que no paso contigo,
del abrigo, falto,
que eras
en la velada más fría
y eterna
de una primavera
con ausencia de ti.
Me enamoro del pecado
que unido al delito
no son más que el eco
de un gemido
que no pienso oír.
Me enamoro de la calma
de tu mar de lágrimas
que hace naufragar a mi paz
en el espacio de tu secreto
y mi intención de ayudarte.
Me enamoro de vientres
tan pálidos
que me recuerden
a este folio en blanco
donde hace 32 versos
intentaba hablar de otra
que no fueras tú,
con esa boca sin pintar,
eso ombligo sin tapar,
ese pecho sin crecer
o ese beso sin empezar,
que tanto me vuelve loco.

Me enamoro
de personas 
que, sin saber cómo, 
para mi, lo son todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario