¿Y si te escribo?

¿Y si te beso?
Como si nada,
Como si todo
Lo que siento
Se disipara
con tu aliento 
cálido emergiendo
de tu garganta muda. 
¿Y si te beso? 
Como si eso 
fuera todo lo que quiero
y no un aperitivo 
que ni desmerece 
ni me llena.
¿Y si te beso? 
Como actuando 
sin temer al resto 
ni al desastre. 
Dejando el lastre 
de la zociedad 
al margen.
¿Y si te beso? 
Y dejamos el peso 
de la culpa 
y los remordimientos 
ahogados en saliva. 
¿Y si me callo? 
Y no digo nada. 
No sé. 
¿Qué me dices? 
¿Nos versamos? 
Como si la poesía 
supiera dulce 
y cada estrofa 
fuera una lengua 
traviesa 
con experiencia 
en gemidos
y suspiros 
salados. 
Como si cada estrofa 
fuera la envestida educada
de una batalla 
soñada 
entre vocablos 
sin práctica. 
¿Y si te olvido? 
Como si fuera el descuido 
más fácil de cometer. 
No sé. 
Quizá esta vez 
haya que dejar las ganas 
en la fosa común 
de los arrepentimientos 
de pasado mañana. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario