Esta[do] (in)diferente

Hay cosas que desearía contarte.
Que te quiero es una de ellas.
Que aunque no sueñe contigo
Vivo cada segundo pensándote.
Hay besos que quiero darte.
Pero esta sociedad es el lastre
Que me impide ser tu abrigo
En tus momentos más frágiles.
Hay caricias que te haría,
Versos que te escribiría
En lo bajo de la espalda
En el descanso de después.
Pero hay veces que el querer
No es mejor que el poder,
Y se deja de tener decisión
Sobre los sueños y,
Los sentimientos quedan
Atrapados en la arena
Del último bosque donde nos vimos.
Y todo queda en una foto,
Y nada avanza, y sólo hay versos,
Cojos, cortos y sin gemido
Y no se oye ni el crujido
Del último beso.
Hay veces que el querer
Es incompatible con la vida.
Y si por mi fuera ahora estaría
Allí contigo,
Pegadito a tu espalda,
Haciendo formas con los dedos
En tus homoplatos desnudos
Y haciendo ruidos
Y mordiendo tus clavículas
Y venciendo al sueño
Por estar un segundo más
Viviendo ese momento
De película
Que por desgracia,
Y por edad,
Me tienen codificada.
Si por mi fuera
Me tomaba una vida contigo
Con tu ombligo, tu mirada
Y quizá dentro de un tiempo
Me atrevería a besar tus pies
Y seguir subiendo.  

Pero por ahora, amor,
Sólo me queda la magia
De la poesía clandestina
Que te envío en señal
De mi cariño más sincero
Y mi deseo más casto
De querer hacerte musa
Con contrato indefinido
Y libertad de horario.
Con cafés pagados,
Abrazos exigidos,
Y, de vez en cuando,
Un acorde de piano.
Te amo,
Pero esto último,
Que sea nuestro secreto
Peor guardado.  

Por las historias de amor
Que nunca salen mal
Aunque no sean perfectas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario