Ella es

Frágil fortaleza que todo puede.
Intrépida mujer, toda excelente.
Ama con rabia, sueña presente.
Llora en silencio, grita bien fuerte.
Escueta en su raíz, profunda.
Que nadie la confunda,
es única.
De densidad notable,
empeño inagotable,
valor inalcanzable,
amor, impenetrable.
Si la roza el aire
muero de celos,
sin despeinarme.
Si su aroma pierdo,
muero de miedo
sin rebelarme.
Ella, que es alguien
que lo significa todo.
Tenaz debilidad muestra su rostro,
ingenua sabiduría bajo la piel,
experta en sollozos mudos,
despierta sueños en mi ayer.
Chiquita que a grande nada iguala.
Bella amenaza que no dispara.
Huracán devastador, en calma.
Tormenta hecha estatua.
Nada. Nada. Nada.
Fuego sin llama, que quema.
Ardor fugaz, que se desata.
Miedo a matar, mis alas.
Pero ella es cielo,
Sin distancia.
Su cuerpo es nube. Blanca.
Su mirada daña. Dañada.
Su sonrisa atrapa. Encantada.
Su lágrima, me mata.
Cuento la historia, mal versada.
De lo poco que te veo.
De lo oculto que te quiero.
De lo tanto que te sueño.
De lo loco, que recuerdo.
Pero ella es universo,
negro, eterno, inabarcable.
De naturalidad mutable
que se resiste al duelo.
Ella es el verso.
Es la poesía.
Ella es la vida,
que le falta,
a este silencio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario