Me senté a esperarte
En la orilla de aquel mar
Que te vio partir
A aquel lugar
Tan distante
Y desconocido, para mi.
Me quedé pensando en ti
Como cada instante
Y conté millones de gaviotas
Pasar como buscándote,
Como burlándose
Porque te echo de menos
Y no queda en puerto
Ni un velero
Que haga escala en tu boca.
Y soy quizás idiota
Por pensar que aún me añoras
Y que no hay otra persona
Al otro lado de este mar
Infinito y cerrado.
Me quedé a esperar
Como creyendo que volverías,
Como quien alimenta palomas
Hasta ver atardecer,
Pero amor,
El sol cae del otro lado,
Y esta playa ha quedado
Desierta,
Pues mi marea
Eras tú,
Y te alejaste,
Como las olas antes del desastre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario