Es mi mala.

Era mala, 
cruel despiadada, 
me besaba, 
lo recuerdo, 
me abrazaba, 
clavaba sobre mi pecho
sus grandes dotes, 
me pegaba, 
era mala, 
muy mala, 
hacíamos poesía 
en la distancia, 
trajes de novia diseñaba, 
era mala, 
estaba loca, 
me besaba la boca
y recuerdo que me quería, 
recuerdos sólo eso, 
ahora ya no quedan besos, 
ya no queda nada, 
sus pechos son de otros, 
su boca un sueño, 
y la rosa que era blanca, 
se marchitó con el tiempo, 
en este desierto de amar, 
y fracasar, 
en cada intento, 
sin apenas empezar. 
Era mala, 
y a veces hasta creo,
hasta pienso, 
que lo sigue siendo. 
Pero la quiero, 
la sigo queriendo, 
pues es mi mala, 
y de nadie más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario