¿Y vos? Que sos amor.

¿Qué es el amor? Me he preguntado cientos de veces y nunca he obtenido una respuesta mágica que contemplara todas las posibilidades. Quizá es que no haya una respuesta, o que yo no este hecho para el amor. Viendo la cantidad de rupturas, de desengaños, de lágrimas, de dolores, de orgasmos, asíncronos, de infartos, de partos, inoportunos… he de insistir:
Que no sé que es el amor, diría que poesía, o eso quiero creer.
Quiero pensar que es algo que nos hace libres, como los sentimientos que danzan por un poema, como las notas que saltan en el aire para hacer del ruido algo bonito, como un amanecer frío que llega, y tras unos minutos solo queda el calor abrasador, o como un atardecer ardiente que se posa ante tus ojos y en un soplo de aire todo, se vuelve oscuro, y frío, como un polvo por diversión.
No sé que es el amor, ni sé hacerlo, ni encontrarlo. Miento, me he adentrado en las almas de la gente y las he hecho cosquillas por dentro hasta que el placer tornó sus ojos y alzó sus vellos y mojo sus… cuerpos. Y eso con un poema. Por esto el amor es libre, no depende de sexos, de sexo, de edades, de fidelidades, de compromisos, ni siquiera de argumentos.
El amor es eso que aparece tan fugaz que apenas alcanzas a verlo, que no llegas a averiguar cual fue su bigbang, ni cómo de profundos llegaron sus restos. Es una mirada, una frase, una palabra, una canción, una forma de ser, una vida, una sonrisa, una casualidad, una mente, una madre, una amiga, una mujer, una niña, y sí, todo en femenino, nunca te fíes de los hombres que hablan de amor, pues lo dejan todo en ruinas; Grecia, Roma… y otras tantas, y luego dirán que fue Cleopatra la puta que los engañó a todos, que fue un caballo, que fueron los dioses, no, basta de escusas, son los hombres. El amor es femenino, y no entiendo de mujeres, por eso me pregunto qué es el amor, por eso necesito unir mis labios con los tuyos, mi sudor con tu sudor, mi nariz con tu nariz, mis manos con tus manos, mi lengua con tu ombligo y sus alrededores, necesito recorrer cada una de tus partes para buscar el mensaje que responda a la pregunta.
Muchos lo han intentado, se han follado a muchas, han besado a muchas, se han casado con muchas, algunos incluso las han pegado a ver si es que el misterio estaba debajo de su belleza.
Yo hago poesía, y si con ella las hago cambiar el gesto de su cara, las enciendo la mirada y envío a mi ejercito de escalofríos al infinito de su ombligo. Entonces, es que lo he entendido todo.
¿Y vos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario