El libro de sus, pesadillas

Esta es la historia de un joven que se enamoró de un libro por su portada. 
Era tan pobre que no podía comprarlo, aun así deseaba tenerlo, tras días pasando frente al escaparate observándolo como un idiota, decidió probar suerte y, con sus pocos ahorros, lidiar con el vendedor a ver si, visto sus ansias y deseos, le permitía hacerse con él. Pero no, la vida es injusta. Tan injusta que de la tienda salían cientos de jodidos afortunados con el libro entre las manos, ninguno lo deseaba, solo querían echarle un par de vistazos porque estaba de moda. 
El pobre joven entraba en cólera, no daba crédito, y tampoco se lo daban a él. Paseaba por el parque y bajaba la mirada cada vez que un imbécil se burlaba de él con el libro entre las manos, desnudando cada página con sus estúpidos ojos, deleitándose con cada palabra, y manchando las delicadas e impolutas hojas con sus manos grasientas y llenas de egoísmo. 
Pero no, el joven no podía soportar tanto desprecio, no podía quedarse quieto mientras todos se apoderaban y presumían de algo que para él, era más que un buen libro. De hecho ni siquiera era un buen libro, pero era el que a él más le importaba, el que necesitaba para ser, feliz. 
Visitaba la biblioteca pero siempre se le hacía corto el tiempo, no pasaba del índice, porque, cada vez, cada oportunidad que se le presentaba, se veía forzado a empezar desde el principio. 
Estaba harto de presentaciones, de introducciones que no introducen a nada, de confesiones, de agradecimientos, de prólogos escritos por personas ajenas. 
Y entonces, ¿qué? ¿robas el libro? ¿te haces con él como si no hubiese leyes? ¿Cómo si fuera eso más fácil que esperar a que baje su precio y puedas comprarlo? Se preguntaba a sí mismo.
¡Maldito libro! Desgastado por el uso y sin embargo, sigue siendo tan bonito. 
Que por muchas reediciones que destrocen su portada, siempre guardará una historia, y esa es la historia, que todos, deseamos vivir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario