Soñar con las nubes sin poder volar.

He vuelto a soñar contigo, ¿Curioso no?, después de tanto tiempo sin hablarnos, sin verte, sin alimentarme de la energía que desprenden tus ojos. Pero si. Lo volví a hacer. Quizá te echaba de menos, o te necesitaba de más.
El caso es que allí estaba, allí estábamos, los dos, en mi cama, durmiendo, o eso intentabas, pero yo no paraba de darte besos por toda la cara, por las mejillas, por el cuello, no dejaba de insistir en invertir mis ganas contigo, pero no, ni en sueños, ¡joder! Rehúsa, me ponías cualquier escusa para no hacer nada. No lo entiendo, es como si hasta en mis sueños mandases tú. ¡Que puta[da] la mía!
Recuerdo que te intenté tocar el pecho pero sólo era una nube blanca y desinformada.
Y al final, nada, me desperté. Puta mierda de sueño. Lo llamaré pesadilla. Te llamaré crueldad.
En serio, prefiero al puto Freddy Krueger antes que a ti, y prefiero la jodida Elm street a tu cuerpo.
Fíjate si estoy fatal, que prefiero que me descuartice un jardinero pederasta antes que tu boca decida ignorarme dentro de la cama.
Lo bueno que mientras soñaba no pasaba calor, ¿normal no? Esto deja helado a cualquier enamorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario