Huracán Nosotros

Iban apareciendo las palabras.
Mi interior se derrumbaba.
Te marchabas, con las maletas hechas
desde el primer día.
Me dejabas con las heridas abiertas,
mis lágrimas dulces,
y mis luces apagadas.
Se fundía, mi corazón de hierro,
oxidado, comido por el tiempo.
Ibas sacando la ultima piedra
del saco que llevaba a cuestas
tanto tiempo, tan pesado.
Veía alejarse a tu boca, tus labios,
vi vestirse a tu mirada puta,
y huir a mis sueños locos.
Me destruía a cada frase
que implicaba una despedida,
moría, arrastrado por amor,
desprendí todas las armas
y perecí en la batalla
contra tu destreza.
Y destrozado, quedé.
Ahora el mar se apiadará de mis restos,
seré pasto de los peces
y si hay suerte,
igual hasta te comes
un trocito de mi,
en algún pez polla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario