Yo no quiero ser sintigo.

Yo no quiero segundas ediciones,
te quiero a ti, sin condiciones.
Yo no quiero un premio literario,
quiero tu cuerpo, sin horarios.
Yo no quiero admiradores,
quiero tu boca, sin rencores.
Yo no quiero recitales,
nos quiero a ambos, inmortales.
Yo no quiero ser recuerdo de nada,
que no sea tu cama.
Yo no quiero un beso de despedida,
quiero un abrazo de entrada.
Yo no quiero un acuerdo de mentira,
quiero realidad aumentada en tus pupilas.
Yo no quiero una eternidad contigo,
quiero que contigo la vida sea eterna.
Yo no quiero rimas ni leyendas,
quiero ser tu abrigo cuando mueras de frío.
Quiero ser tu amigo
cuando carezcas de amantes.
Yo no quiero trajes elegantes,
quiero hacer las paces con tus manos.
Yo no quiero discos firmados, ni películas tristes,
quiero desvestirte y hacerte mi mejor autógrafo.
Yo no quiero galardones
te quiero, sin discursiones.
Yo no quiero perder más certámenes,
ni hacer exámenes,
quiero perder la realidad en tu ombligo,
y recuperar mis sueños perdidos.
Yo no quiero escribir ni ser leído,
quiero que me escribas y me leas la piel.
Yo no quiero ser ni hacer lo prometido,
tampoco quiero casarme contigo,
sólo quiero ser feliz, y desprenderme de todo
lo que no sea nuestro.
Lo que no hayamos vivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario