Qué

Qué se siente cuando el alma
sin pausa se despedaza,
se rompe, se coarta,
el pecho te ametralla,
la piel de miedos abraza,
y el pulso del corazón para,
se detiene, se relaja,
se contrae y no dilata.
Qué se teme cuando añoras
al dolor que se acomoda
en el pecho cuando a solas,
mi amor por ti llora,
y tu indiferencia, mata.
Qué me han de decir esas miradas
tuyas que como balas,
disparan a piel quemada,
e impactan por mis espaldas.
Qué he de sentir al destruir
todas mis ilusiones construidas,
aquellos besos que para mi
eran sentencias perdidas.
Qué pues qué señora flaca,
criminal despiadada,
loca, infante, descontrolada,
que mi corazón amenaza
y a mis emociones desata.
Qué es ahora lo que sientes
al verme condenado a muerte.
Seguro que hasta duermes,
tú que con todos te remuerdes,
menos con aquel que verdad quieres.
Qué se siente cuando el alma,
huye y ya no queda nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario