Entre ella y yo

El dolor se cierne en mi pecho,
su ausencia me condena,
su mirada ausente me envenena,
y mi amor por ella, deja muertos.
Profundo desamor enrarecido
que hondea a media asta,
que lucha contra el viento consumido
por aquella que mi amor tiene a subasta.

El led que no ilumina,
el texto que no envía,
la cama que no agita,
la boca que desconoce,
eso es ella, un conjunto
de cosas que no fueron,
de ilusiones en difuntos
pensamientos que aprendieron,
que arriesgar sin recompensa,
pescar sin instrumentos,
nadar contra marea
y contra vientos,
es una derrota extensa,
y un semejante desastre
para este desencuentro
de emociones al margen
y soldados al descubierto.

Ella ha sido la vigilia,
la desidia, la osadía,
la manía, la poesía,
fue todo eso,
y lo sigue siendo,
pues no me rindo,
mientras quede corazón
y queden sueños,
seré verdugo de uno mismo,
seré condena a mi razón,
seré estupidez y abismo,
seré accidente de avión,
y seré vagabundo
y mendigo,
del puente que hay tendido
entre ella y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario