Te Necesito

Te necesito,
para que hagas de mis espacios vacíos
un manantial de vertidos
y gritos
que emerjan de ti,
y me sumerjan a mi
en una estación secreta
a la vereda
que me espera
entre el esquizo
de tu condena.

Te necesito,
para pegar los platos rotos
olvidar los alborotos
y hacer pedacitos
a esta soledad
que deja en blanco
a todos los folios.

Te necesito,
para guiar mi vida
en el sentido
que elijas
siempre que sea contigo
y tu manera
tan linda
de cazarme
cuando miro
a los ángeles
y encuentro tus mejillas.

Te necesito,
para olvidar los pecados
y cometerlos de nuevo,
para sentirme atado,
y seguro,
para no perder segundos
si no es robándote un beso,
para hacer todo eso
que llevo imaginando
desde que estos versos
me sugirieron tu nombre.

Te necesito,
como el verano al frío
como el invierno al calor
como este sabor
amargo, de esperarte
al otro lado del mensaje.

Te necesito
desde qu'l sol me alumbra
y tu ignorancia me tumba.

Te necesito
pues eres el mito
de todas mis leyendas
que en lugar de dioses
hablan de tus piernas.

Te necesito
para pintar retratos de amor
sobre tu piel
con esta sangre
que alimenta las maderas
del suelo donde fallezco.

Te necesito
sólo porque vivir ajeno a tu boca
es el acto más idiota
que no puedo perdonarme.

Te necesito
porque tu sonrisa es ese paraíso
del que todos hablan
y pocos disfrutan,
y es que no entiendo
cuán de hijo de puta
hay que vestirse
para desvestirte
y convertir el alba
en una vela
que al soplarla
transcriba todo deseo
entre los muelles de una cama
de látex, algodón
y ropa interior
formando la trinchera.

Te necesito,
repito,
para todo,
porque todo sin ti
es un completo sin sentido.

Te necesito,
para aliviar la pena
que ha supuesto este poema
y su derrota
en aquel certamen
que sólo ha servido
para sodomizarme
tirar lo escrito
y ponerme en cuarentena
ante esta escoria
de la que ya ni tú
ni aquellas otras
podeis salvarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario