Dulce destino

Dulce destino, 
me torturas, 
de semejante forma.
Con su pelo anaranjado,
su faz ennubecida,
su boca fina,
su voz ardiente,
su mirada radiante,
y su cuerpo distante
en tan poco espacio,
        y tanto tiempo.

Dulce destino, 
me torturas, 
de semejante forma. 
Con sus iguales,
mis tentaciones
y relaciones
que duran
más que su presencia,
pero menos que mi locura.

Dulce destino, 
me torturas, 
de semejante forma.
Me concedes audiencias
entropicadas,
y  miradas
sin velocidad alguna,
provocas dudas,
y mucha química
para tan poco físico.

Dulce destino, 
me torturas, 
de semejante forma. 
Haces con mis normas
una transformación,
incompleta,
y dejas a mis células
desintegrarse,
     y rendirse.

Dulce cordura
me torturas, 
de semejante forma. 
Con mi locura atacada
por su sonrisa
y apresada,
por mi moral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario