XII (Metáforas)

Aquí estoy otra noche más haciéndome a menos. Descubriendo que aquel que escribe no es poeta hasta que no consigue abrazar al Sol y no quemarse. Aquí estoy desquitándome, quebrándome, pagando a la vida con el calcio de mis huesos y perdiendo neuronas en los intereses.
Haciendo favores a todos y pajas a uno mismo, memorizando este laberinto en el que me dejaron caer como al muñeco del maps, en esta cámara de gas sin carrete, jugando al ajedrez con mi sola pieza, demasiados cuadros en blanco y negro, me harta la miseria que me rodea y he decapitado al rey y violado a la reina para buscar explicación a mi hemofilia.
Aquí, entre la desidia y el intento fallido de amar, me hallo atónito, atómico, y con hormigas recorriendome la piel.
Miro mis manos y no logro recordar como me hice el daño, ni todas las heridas de mi cuerpo cuando a la locura y a mi nos iba sobre ruedas.
Tengo las lentes llenas de mierda para ver a la sociedad con rayos x y tengo el escritorio lleno de cabello porque estoy perdiendo los pelos de tonto, y mejor ahorrar en champú por si mañana me faltan los macarrones nevados en el infierno sobre la mesa, un plato que pocos prueban, y que nadie entiende.
Me rugen las tripas pidiendo compañía y no estas aquí para devorarte. Dotar al arte de vida nunca fue una buena idea. Tirito, me duele la cabeza y tengo el hígado hecho paté después de arrasar el minibar. Los hielos del cubata alivian la migraña y el cristal del vaso sirve para suicidarme.
Me pesa el brazo, me quema el bazo y se me debilitan los órganos, estoy escuchando un piano y su acústico pone ritmo al fin. Me empiezo a empapar, espero morir antes de que me hagan pagar este destrozo, cojo un trozo de papel y me limpio la culpa. Me bebo ese zumo con pulpa que me regaló la vida y me pongo la chaqueta porque me siento frío, poco a poco la presión de mis ojos aumenta, me cuesta seguir en pie, d e  c   a    i     g      o.
Y a   n   o     q     u      e       d        a          y          a            m            á             s               s               a                n                 g                  r                   e.

No hay comentarios:

Publicar un comentario