Ayer Mismo

Después de perder años
después de todo
y de todos
los hipócritas,
¡Llegan los ignorantes!
¡Llegaron mis amigos!
Que no entienden de mi ser,
que no lo quieren ver,
que no conocen
a aquel que hoy escribe
en el declive de un orgasmo
de furia controlada y ganas
de agravar la herida del desastre.
Después de la traición
de la desdicha,
de la poesía,
de la partida de su amiga
allá bien lejos,
me vienen con desprecios
egoístas
y propuestas más absurdas
como salir de la cama
¡para nada!
Después de ayer,
he de flipar,
de imaginar,
de reinventar el amor
y analizar
sus (d)efectos
más crueles.
¿Será basura
convertida en fin de semana?
¿Serán veneno
todos esos besos?
¿Será tortura,
locura tal vez,
sudar las sabanas?
Así se explica dejar los sueños de un amigo
por retozarte en la nieve
con
tu
pareja.

Y hablamos entonces de tu ombligo
y no del mío,
y no por mi,
que mi forma de pasarlo bien esta en Granada
o en cualquier rincón de Alcalá
a la que he dedicado tantos versos
y sonrisas
huyendo de vuestra puta ausencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario