X (Metáforas)

Se ha proclamado la sonrisa y no has venido a reírme, y yo te he estado esperando ensolecido.
Haciendo de mis recuerdos una luna, y de mis llantos un acústico que se lleve estos versos lejos de ti.
Rompí esa botella carroñera que se alimentaba de mis penas e inundaba mis venas de dolor liquido, y color hielo.
Intenté tocar el cielo y solo alcancé una migraña con la que marché de juerga.
Y todo el ecosistema empezó a rodar, y mis estrellas se pusieron a llover sobre las nubes, a las que dejaron varar en la tormenta de mis pesadillas.
Esta es, la última música que me ensordezca, las ultimas notas que pagaré, la décimo séptima canción que llevará tu sombra, y el último secreto que me publiques.

Me he cortado con los trocitos de corazón que destrocé hace unos párrafos, y me hecho poesía, y he empezado a escribirme, y sigo viviendo aunque muerto, encerrado en la libertad que es esta lírica.

Se fuga la oscuridad y no has venido a iluminar el universo, y se te han escapado todos los cometas que pretendían llevar tu nombre.

Pobre,            ¡que idiota!,             pensar que tu boca            era la nave           que me haría volar           lejos de esta órbita             de   sufrimiento constante           y  uniformemente acelerado.

Ustedes,
Pídanme otro sueño, que este me ha sabido demasiado dulce. 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario