Sin correspondencia

Siempre llegándote tarde,
siempre tan cobarde,
siempre esperando una orden
en este caos
donde me encuentras
pensándote
con los ojos
llenos de cuentos.

Nunca se cumplen mis verbos,
nunca me dan ese beso,
nunca me alejo de los versos
de este poema de amor
sin correspondencia alguna.

Siempre testigo de elogios,
nunca cochero de gozos,
siempre dudando
nunca huyendo,
siempre prologando encuentros
que me devuelven perdidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario