Es un Camino de Vuelta.

¿Recuerdas aquella vez que me besaste? Yo no.
Me prometiste inundar mis labios en cerveza
y mi espalda entre tus brazos de farol.
Hundiste mi ilusión en el olvido
y babeé cual caracol
por tan solo diez minutos de tu belleza.
Tal vez te suene ese DO-RE-MI desafinado
que una vez tocaron nuestros corazones
o el triste acorde descompasado
de la ultima vez que te declaré mi amor.
¿Recuerdas que intenté quererte? ¿Verdad?
Y fue quizás lo mejor que hice en mi vida.
Pensar que cada noche te tenia
para mi, tan solo, tan poco, tan raro
que la eternidad sin ti es como un rato contigo
solo por el hecho de dejarte perder,
y que no haya último beso a la entrada de tu portal.
Y hoy me inspira la ultima palabra de tu boca
testaruda, distraída, desgarradora y rota
que se estrelló en mi cerebro y vació mis sueños
y me rebosó la almohada de motivos.

Tú, eres de las que viven
y yo, de los que sueñan
en el tiempo que te falta para dormir.

En el sentido que nos falta
para ser felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario