Hartar al Zoociatrico

Harto de todo.
Harto de una vida, mal vivida.
Harto de aquello que no tengo
de lo que no hago
de lo que trago
y de todo lo poco que me coméis
siendo tanto lo que me calentais.

Harto de puertas que no abren
y vidas que no se cierran
de heridas abiertas
y piernas cerradas.
Harto de andar por calles infernales
repletas de bares
que alternan mi estable
estado de desanimo.
Harto de pasado
y de bocas ahumadas.
Harto de celos
y de los pelos
que me arrancan
sin anestesia.
Harto de respirar
más contaminación
y de inspirarme con todo lo malo
después de aspirar tanta mierda.
Cansado de soñar a deshoras
a todas horas, fuera de tiempo
porque el minutero del casio
se ha debido quedar parado.
Odio esta sociedad de animales
de dos patas
y muchas menos neuronas,
y mucha boca
para tan poca verdad.
Que la veracidad de sus actos
es motivo de juicio
que por vicio
todos somos malos
y por estadística
hasta la más lista
practica la tortura.
Harto de ser humano
de ser el más sabio
de todos los tontos
y el más idiota
de entre tanto simio.
Parto mi corazón en dos mitades
simétricas a un punto
y roto lo que esta roto
dados los grados de la absenta.
Hoy no me masturbo por falta de manos
con una formulo,
con otra estudio
y con los pies huyo
de esta basura que no caduca
pero que se me ha puesto mala.
Harto de la vida
que para estar vacía
bien que rebosa de ausencia,
que para joven
bien se ha quedado sin cuerda.
¡Maldita cuerda!
¿Y ahora con que se ahorca este loco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario