III (Metáforas)

...lejos de mi pecho y te encuentras tan distante cuando te busco y te encuentro tan cerca de mi, que me creo tener dos corazones, y en realidad, ni el mío funciona ya bien desde que te lo dejé prestado.
Desde que empezamos este amor disparatado, o desde que me disparas atado al hueco que dejamos entre tus piernas, entre tantos, entre suspiros.
Y que me digas que te has ido, aun cuando se que es mentira, solo para hacerme sentir más hombre cuando me siento tan pobre y tú tan viva, y que no me desanime porque nuestras guerras, siempre se libran en dos batallas.
Y esta noche el mundo nos necesita, necesita que follemos porque quiere batir records en la escala Richter, quiere que todos los volcanes erupcionen, que los barcos se hundan, que los aviones se caigan, y que ellos mismos pierdan la razón, porque ninguno apostó por nosotros y aqui estamos, perdiendo al tiempo. Porque esta siendo el verano más nevado de la historia.

Y te voy a hacer cosillas que aun no he exhalado, pero que ya me inspiraras.
Así que coge aire y vete desnudando que esta noche no tengo dientes con que quitarte la ropa, he tenido que morder a algun retrogrado que no dejaba abrise la mente, ni el culo.
Yo, que me dirigía a buscarte alguna estrella que haga juego con tus ojos me he caido del cielo ante un disparo, y no era tuyo, era de alguien que no me ha visto caer, porque tenia mala perspectiva desde tan abajo.

Sabes querida, mientras me sumerjo en tu boca quiero escuchar música, quiero ser el del medio de los chicos, ya sabes, eso que hago cuando no estamos gozandonos. Eso, que nadie entiende.
Tambien me apetece drograrme, así que dame de ese ácido tan amargo que a mi me sabe tan dulce, y es que esta noche tu camello es para mi.
Voy a deshacerte tanto hasta que me ahogues como la primera vez, y hacer de la cama nuestro sitio de buceo favorito. Y en el fondo, te quiero, aunque en la superficie, en tu superficie, ambos tengamos distintos precios.

Y ahora que te veo dormir ya no me pregunto por qué duermes. 
Y ahora que me dejas en sequía. En seguida vuelvo.

(Te susurro en beso)

Voy a bajarte la Luna, 
que Jupiter tiene muchas
 y tú, ninguna.

1 comentario:

  1. Una vez más, me quedo sin palabras al leer tus metáforas. No dejes de hacerlo porque es algo que me produce un bienestar que nadie sabe.

    ResponderEliminar