IX (HíbridoDeLaExperiencia)

Y lo único que muerde mis labios 
Es esta rabia y este miedo 
Que callan más de lo que 
Han podido besar,
Y pensar en su boca 
En su piel pálida o, 
Quizás en su mirada 
Negra y penetrante, 
Perdida, como la mía.

¿Cómo empieza un verso? 
De aquel poeta inseguro,
De una estrofa que se escribe 
En la distancia, escasa, 
De sus sueños con los míos. 

Es entonces haber perdido,
Haber patinado pues,
Con el sudor de mis manos 
Cuando me desafían sus ojos,
Y cuando los míos la buscan 
Y es ella quien me encuentra, 
Y ambos frágiles hemos callado
Admitiendo un amor que pudo
Haberse sellado con un beso,
Y no dejandose vencer 
Con efímeras vistas 
Que acaban por caer al suelo,
A juntarse con mis miedos, 
Con el primer paso,
Con los verbos tan descalzos 
Con nosotros los idiotas 
Que vivimos imaginando.