La primera vez

Y es ella. Aquella que hace que este bebiendo, a sorbos, mis lágrimas, es ella, la única que me ha hecho sentir frío y calor al mismo tiempo. Por la que me estoy retorciendo entre las sábanas. Por la que mis lágrimas me saben al dulzor de sus palabras.
Es ella, el híbrido que mueve mi vida. La persona que me retuerce el alma, la magia en que nadie cree. El mejor verso de un poema. Es poesía. Es una página. Es un libro. Es mi pequeña hada. Mi todo y nada. Mi moneda de chocolate. Mi mayor calada. Mi punto y seguido. Mi esperanza. Mi balada. Mi guadaña. Mi insomnio.
Es una gota de nieve, una guerrera, un misterio.
Y es ella. Que logra hacerme llorar con un poema sin rima. Con un texto triste, que me hace imaginar leyendo, que me hace libre.
Yo, que busco el secreto de una mirada que escribe un blog para destruir la poca munición que me quedaba.
Es, el instante indescriptible de un orgasmo. El último beso.
Es tan sola una plaga. Es la primera lágrima, la primera vez.
Es amor. Y lo se. Y es puro. Y fiel. Y esta es mi noche más larga.