Cadáver Títere

Te Quiero.
Cómo nunca, como el manjar que se escapa entre las manos, como morder la manzana del pecado, como el paraíso de mirar, como mirarte.
Beber el liquido transparente de una boca seca, bebo momentos amargos que nutren mi vida edulcorada, bebo, de ti, toda la sal que mi insulina requisa. Te bebo, con la mirada.
Toco, el tacto imaginario de unos labios, toco, todo lo que no me toco, lo que nos tocamos, toco, a mi mismo, la parte sensible del cerebro que desahucia las palabras que no dije, toco, tocó, mirarte.
Escucho, la melodía triste de un pentagrama entrecortado, el eco de una sonrisa muda, escucho el deseoso gemido de una palabra arrolladora, el compás enloquecido de tus versos. Escucho, la luz vibrante de nuestras miradas, y el eco, de unas palabras que no se leen. Que no escribes.

Trago, me atraganto, con este enrevesado golpe de mi mente, que esculpe en mi estómago todos los sueños de un ser despierto,  herido, confundido, incapaz de dormir. Trago, me ahogo, en el vaso vacío de tus sentimientos, y, escribo, todas las ganas que me bebí.
Cadáver títere, d(T)el deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario