Uno

Todos los versos que escribo me saben al salado de mis lagrimas, me saben a los besos que poco a poco aprendimos a darnos, al alcohol que bebimos juntos y lo que este nos unía,
Transparente el licor como la amistad que ambos manteníamos, ácido como el limón.
Si la pienso sus zapatitos blancos ocupan todo mi pensar, el tacto de esa tela tan sucia como nuestro final. ¿Quién hará de esos pequeños suyos?¿Quien jugará con su pelo?¿Quien pasará la mano por su hombro? Ineficaz, mi forma de ser.
¿Quién será receptor de sus guiños penetrantes?¿Sonreirá tanto o más que yo?
Una crisis de amistad que asoló tantos momentos, una crisis global que nos los robó todos.
Y seguirá lloviendo y en distintas gotas nos ahogaremos, y andaremos bajo distintos cielos,
será imposible que se capturen nuestros abrazos, que inhalemos más humo, que nos quememos, pero antes muero de inanición que por echarte de menos.
Porque en cada hoguera, en cada incendio, en cada fuego de cualquier mechero, estará presente tu recuerdo.
#SeñalesDeHumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario