Rutina 6

Los océanos dejaron de ser tan amplios desde que se me volvió incomprensible la vida. Hoy la ruina está en los recuerdos, en los que no puedo olvidar, en los que habéis olvidado. El pasado es una ecuación irresoluble que se complica y se resuelve a cada paso. Miles de preguntas acechan mi solitaria mente y la mirada se me pierde entre promesas por cumplir. En cómo cambias a cada pulso que da el corazón. . Razones para hacer que se me pierda la mirada. Que la cabeza si estás esta pensando en ti, y tú con ellos. Que a veces desearía arruinarme para no tener nada que perder. A ti. Que hay segundos en los que desearía abandonarte por quien me coma la boca. Un poco de amor. Tan sólo eso.