¿Pasarme? Ni yo mismo lo sé

Los sueños se quedaron impregnados en la almohada. Y despertar sin tus cabellos hace volverme a dormir. Pienso con cada uno de nuestros pasos lo que sería mi vida contigo, desvarío, este frío atenta contra mis ganas de ser feliz y tus abrazos no están aquí para abrigarme. Hoy en tus 17 años aún no te diste cuenta de lo que realmente importa.