Nède

La oscuridad de mi cama se parece a tus cabellos
tan fríos, tan presentes, tan negros.
Dichosa tempestad nos separó
por no besar, por un te quiero.
Viajé al infierno y malvado
dediqué mis pasos tras los tuyos
te quiero, me miento, sois
mi pasado, mis mejores versos.
Mi niñez perdí contigo
y aun más cosas perdería
morir si con vos me entierran
Tan joven se mantiene viuda negra
tan feliz se hace notar sin mi
tropecé y con gusto en esa piedra
y sigo cayendo. . .
Soy el cobarde en cuyos te quiero
perdiste aquellos cuantos años
Fui culpable de temer tus besos
cuya pena esta cobrándose deseos