De Todo Menos De Ti.

Es aquella mirada la que me mata
la misma que me deja ciego
porque no puedo mirar su cara
sin sentir miedo.
Hoy la tuve tan cerca y tan fija
que mi locura crecía
y tuve que evitar el riesgo
de acercarme a sus pupilas.
Del tal envergadura es el fuego de sus ojos
que al mirar fijamente se calientan rastrojos
de esas ganas consumidas de rozar sus labios
con algo más que mis mejillas.
Oyes su voz y tus oídos tiemblan
dice ¡poetA! Y tus celos parpadean
ahora es cuando empieza tu alegría
pero sin sus besos no obtienes una sonrisa.
El fragor de sus berridos te despierta en la mañana
pero faltan sus lunas para desayunar el alma.
Odias su pasado y tienes celos del futuro,
demasiados abrazos que no son los tuyos.
Mira a su alrededor en busca respuestas
nervioso el escritor mientras bucea
en un pasado donde saltaba y daba cuerda
a una sonrisa que vè ahogada en primavera.
¿Que te pasa? Dices mientras me apuñala tu mirada
que mi corazón vacío te ansia y mientras tanto
este es el único a quien ya no abrazas.